Cecilio Colón Guzmán: La mirada y los horizontes

 

 

Para Cecilio Colón el arte es vocación y deber.  Durante su carrera como creador este audaz colorista siempre ha tratado de acercarse a las armonías que existen entre la poesía y la ciencia, y penetrar los constantes juegos entre la verdad, los espejos y el tiempo.

 

En el período anterior a esta provocadora exposición que hoy nos presenta en la Galería Botello, Cecilio Colón desarrolló unas sugestivas composiciones donde el color, la forma y un movimiento interno muy singular, lograban que pudiéramos aproximarnos tanto al origen de la vida misma como a los más complejos juegos eróticos.  Aquellos sorprendentes cuadros -dramáticamente cautivantes y llenos de un original lirismo- lograron que nos diéramos cuenta de que estábamos ante alguien entusiasmado con la construcción de un lenguaje pictórico muy particular.

 

Hoy estamos frente a un Cecilio Colón más maduro y convencido desde el punto de vista estético y plástico, y frente a un Cecilio Colón más resuelto y determinado desde el punto de vista socio-político y filosófico.  En esta exposición el artista nos reta a que abracemos y entendamos el difícil momento histórico en que estamos viviendo.  Mediante el lúcido uso del retrato y del autorretrato -las profundidades de las expresiones de sus sujetos-; mediante la efectiva incorporación en sus composiciones de la madera y el metal -que usa para enmarcar, encerrar, encarcelar, y en última instancia invitarnos al vuelo-; mediante la explosión de colores y ritmos -que reflejan las maravillas y la complejidad del Caribe-, Cecilio Colón nos pide que analicemos con inteligencia y honestidad el significado de la Invasión del 1898 y lo que nos ha ocurrido como Isla y como Pueblo durante los últimos 100 años.

 

En este grupo de obras -obras bien concebidas, obras construidas con convicción y entusiasmo- vemos cómo un artista logra combinar un mundo estético y plástico -válido y provocador- y unas convicciones personales dignas e inviolables.

 

¡Bienvenido Cecilio Colón al coro de voces que definen los ´98 y lo que somos!

 

 

Manuel Álvarez Lezama

 

San Juan, Puerto Rico 1998

Sigo pelú y barbú